El presente libro digital intenta abordar la siguiente interrogante: ¿Qué opinan sobre las crisis que golpean a la humanidad y al país los y las estudiantes que desde la enseñanza media fueron protagonistas activos o pasivos del estallido social el 2019 y que durante el 2020 en los primeros años de la universidad han debido confrontar un virus que les trastocó la normalidad académica reemplazándola por un inédito sistema online?

Lo anterior, en un contexto en que en general se ha ignorado o marginando casi por completo el sentir y parecer de los jóvenes, no obstante haber sido y ser actores determinantes de los procesos sociales que se viven.

Este texto, tiene como fin mostrar la más simple, coloquial y pura realidad que ha llegado al hogar de todos los chilenos. Su cuerpo se compone de más de 130 reflexiones creadas por jóvenes quienes fueron protagonistas; activos o pasivos, del estallido social y que además han afrontado los desafíos y la segregación que ha generado esta pandemia. Las temáticas abarcadas son; Covid-19, Estallido Social y Crisis Ambiental, asuntos que han tomado especial atención durante el último tiempo y que en particular nos traen a la palestra un cóctel de emociones producto de esta “nueva realidad”, dando así espacio a que sean ellos las fuentes protagonistas de opinión. No fue sorpresa que fueran mucho más allá y nos entregaran desde una gran altura de mira una suerte de coloquial enciclopedia del pensamiento bajo la guía del Profesor Roberto Mayorga L. en la asignatura de Introducción a la Economía para Estudiantes de Derecho, USACH, y precursor de esta iniciativa que, durante el mes de abril del presente año tuvo su desarrollo.

La iniciativa ha estado también inspirada en el intento de despercudir a una universidad impregnada de una cultura mercantilista que le ha hecho perder su misión y rol de conciencia crítica de la nación. Se ha querido salir al paso de dicha falencia mediante este aporte concreto, publicando las opiniones de este grupo de estudiantes, en la expectativa de que puedan ser consideradas por los medios, líderes políticos y sociales y el mundo académico.

El lector descubrirá una profunda riqueza en las variadas y pluralistas visiones de las y los estudiantes de esta “nueva generación” y tendrá que aceptar su identificación con muchas de ellas, tanto cuándo se explayan sobre cómo los ha afectado la pandemia del Covid-19, el temor al riesgo de salud y vida de sus seres queridos, a la cesantía y pobreza de sus padres, a los inconvenientes de los sistemas académicos online que marginan a quienes carecen de medios tecnológicos, al colapso hospitalario del cual muchas de sus familias han sido víctimas, al impacto emocional y psicológico que están sufriendo, en fin, todo un conjunto de fundadas opiniones, no sólo sensaciones, que desvirtúan se les califique de individuos de pulsaciones meramente subjetivas.

Del mismo modo, en las reflexiones sobre el estallido social se podrá comprobar que los jóvenes no han procedido por meros impulsos, intolerancia o fanatismo, sino que por el cansancio acumulado de un conjunto de inequidades de la modernidad, como suelen denominar al neocapitalismo quienes subrepticiamente lo admiran. Verá el lector en estas páginas como hay un hondo contenido intelectual, analítico y racional de las y los estudiantes en sus apreciaciones de las causas y motivaciones del estallido y sus proyecciones y podrá comprobar que es un simplismo inexplicable atribuir sus acciones a una especie de “pataleta”, como si repentina e irreflexivamente hubiesen despertado una mañana con un deseo insensato de evadir las tarifas del metro.  Es evidente, y qué duda cabe, que cuando dichas apreciaciones, pareceres y sentimientos se traducen en conductas concretas como marchas, manifestaciones o protestas, prima el factor activismo por sobre el intelectual, lo que es absolutamente comprensible dada la naturaleza de aquellos eventos. El hecho de que minorías vandálicas se confundan entre la gran mayoría de los jóvenes no es argumento serio ni válido para una descalificación generalizada.

Respecto del tercer grupo de reflexiones, esto es, la crisis ambiental, ¿podría alguien poner en duda que los genuinos líderes en el mundo entero han sido los jóvenes? No obstante, basta indagar en la prensa para comprobar cómo se les descalifica, siendo emblemáticos los intentos por desacreditar a la joven Greta Thunberg en el mundo entero y por cierto en Chile, no sólo por su gesta sino que por su calidad de adolescente. Ramón Aymerich, columnista de La Vanguardia, Barcelona, en un artículo publicado en septiembre del 2019 bajo el título “¿Por qué odian tanto a Greta Thunberg?” señala: ”no soportan la incomodidad que les provoca ver a una adolescente tratar a políticos como gente inmadura, se mofan de su timbre de voz, del énfasis emocional de sus discursos”, dando cuenta de un trasfondo de menosprecio e incluso rechazo a las opiniones que puedan tener y expresar los jóvenes. El lector de este librito comprobará al respecto, que el análisis serio y documentado que hacen los estudiantes sobre la grave crisis ecológica viene a suplir la displicente irresponsabilidad que “las antiguas generaciones” han tenido ante los colapsos con que la naturaleza nos amenaza.

Así mismo, podemos darnos cuenta que no hace falta tener una postura paternalista ante los jóvenes de hoy, el acceso a la información los ha hecho conscientes de las problemáticas a nivel nacional y mundial, les ha dado las herramientas para reflexionar acerca del otro, pensarse finalmente como comunidad construyendo el camino hacia un futuro mejor, dejando atrás aspectos socio-culturales como el individualismo y el egoísmo, para avanzar al reconocimiento de la diversidad y la tolerancia, tanto con el prójimo como con el espacio.

Pensemos de igual manera que la evolución es un proceso natural, históricamente hemos repensado y replanteado nuestras formas de relacionarnos entre nosotros y con el medio, llegando así a construir lo que hoy conocemos y naturalizamos como sociedad, las reflexiones de los y las estudiantes son parte de este proceso de replanteamiento y búsqueda de la equidad, destruir el muro de la desigualdad y trabajar colectivamente para las siguientes generaciones.

Confiemos así, que este Libro contribuya a resignificar el valor que debe darse al parecer de las y los estudiantes, -sobre todo en horas tan aciagas para el país y el mundo- y, a la vez, impulse a las universidades a recuperar la misión de ser conciencia crítica de la nación.

Javiera Mascaró Garrido       Eduardo Saavedra Silva                                                                                          

Prof.  Editor

Roberto Mayorga Lorca

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here