Llega a su fin, la leyenda de la canción europea,luego de casi un siglo de éxitos, días después de terminaba la gira por Japón y dejando sin concretar un nuevo concierto.

“Yo no canto para 100 o 1.000 personas, canto para una. Así, cada espectador piensa que canto solo para él. Esa es la verdad absoluta. Esa, y que sigo buscando temas”, decía el músico cuando se le consultaba sobre su extensa trayectoria arriba del escenario.

Y…no se trataba solo de música. Charles Aznavour fue actor de teatro y cine. Recordados son sus roles en películas como La cabeza contra el muro (1959), de Georges Franju;  Disparen sobre el pianista (1960), de François Truffaut; o El tambor de hojalata (1979), de Volker Schlöndorff.

Aznavour obtuvo su primer gran éxito en 1953, cuando interpretó “Sur ma vie”. A partir de ese momento, su carrera solo transitó el camino de la fama, sus composiciones fueron eternizándose con canciones popularizadas en varios idiomas como Venecia sin ti.

Visitó Chile por última vez, en 2017, cuando en el Caupolicán desde la primera hasta la última fila, sin excepción alguna lo aplaudieron con una particular mezcla de agradecimiento y veneración. El aplauso se perpetúa y se convierte en un aletear que lo acompaña, al compás del viento, en su nuevo vuelo, con profunda emoción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here