Rafael Ruz Valencia se define como artista visual y se caracteriza por ser orgullosamente autodidacta, pues ese hecho lo ha llevado a desarrollar una escuela personal. Acerca de su trabajo artístico, comenta: “La característica principal de mi estética es la reflexión sobre la realidad”

Para Rafael, la razón por la cual el arte cala hondo en su ser, se encuentra en el seno materno. “La pintura es parte del torrente sanguíneo familiar. Siempre ha corrido por mis venas. No conozco ni recuerdo un antes y un después …Por ella (mi madre) la pintura ha sido parte de mi cotidiano, todo comenzó como un juego y hoy me consagra como pintor autodidacta. Eso ha llevado obviamente a forjarme en la academia y de manera práctica, probando, de error en error; ya mayor, algún que otro viaje por Europa, conociendo, museos, visitando amigos colegas y compartiendo con algunos grandes del arte universal. Paso a paso, cada experiencia me fue demostrando que la pintura era lo mío”.

El artista define su obra como un arte cargado de “Realismo Existencialista” sin embargo reconoce que existen hitos que guían y marcan los diferentes procesos por los que atraviesa todo ser humano: “Como todo joven y niño artista, experimenté varias corrientes, pasando del surrealismo, al impresionismo buscándome, sin saberlo. Ya  adolescente descubrí en la única biblioteca de mi ciudad, un calendario de colección que entre otras imágenes  contenía un par de obras de Claudio Bravo. El impacto al verlas despertaron en mi algo nuevo y potente. Eso me llevó a seguir probando, experimentando. Comencé a sentir la adrenalina que me provoca cada proceso de creación. Mi siguiente recuerdo significativo es, ya a mis 21 años, cuando expuse una de mis obras en el hall del Museo Nacional de bellas Artes junto a artistas contemporáneos del circuito nacional. Desde ahí comprendí que abrazaría el realismo” 

Detrás de su pintura hay una paleta reducida y opaca, que conjuga el chorreado, la veladura y la materia, para crear obras atmosféricas alejadas del verismo formal y él, a igual que Schopenhauer,  insiste en que el mundo visible es mera apariencia y que sólo adquiere importancia cuando somos conscientes de que a través de él se expresan verdades subjetivas y profundas. “Hoy en día el realismo es solo la herramienta para hablar otras cosas más importantes, que una simple reproducción precisa y exacta de algo o alguien. Mi proceso hoy en día, ya más maduro y con el tema mas claro es bastante reflexivo y no tan impulsivo como antes. Las ideas llegan a través de cualquier medio uno nunca sabe, y poco a poco la metabolizo. Es un proceso lento y el mismo me va indicando cómo ser parte y aportar desde el arte a la contingencia. Busco la luz, el ambiente, recorro lugares, motivos, atmósferas, luz , el clima, y los elementos necesarios que mostrarán en definitiva una obra completa. Como decia Richard Wagner una “obra de arte total”.

El hombre es el tema central en la pintura de Ruz, el hombre presente a través de su obra y legado: utensilios, objetos, rincones y residuos, espacios abiertos, y también el hombre a través del paisaje y paisajes  que provocan una sensación de nostalgia en el espectador, en donde lo que podría haber ocurrido lleva el peso del tiempo.

“Hoy estoy experimentando el paisaje desde una mirada muy personal, pero no lejana a temas contingentes. Busco el paisaje representativo de nuestra sociedad en la cual todos estamos insertos y obnubilados. Es de alguna manera intentar recoger el pañuelo de Jhon Ruskin, quien en su época descubre que por medio de la obra de Turner, el artista toma el paisaje para representar lo que está ocurriendo en su sociedad, con la llegada de la era industrial y consumismo”, señala finalmente.

 

Rafael Ruz Valencia 

Contacto : rafaelruz@gmail.com

Tfno.: +569 7141 7385

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here