“¿Es arte o artesanía la tapicería? Claro que es arte, dignificado por la artesanía, como lo es el grabado; y no son artes menores comparadas con la pintura y la escultura. ¡Cuidado! A veces son mejores”, escribió Nemesio Antúnez

Carolina Yrarrázaval premiada artista de tapices, expresa que “Se necesita contemplar más la belleza… hay que volver a la naturaleza… sé que es una mirada distinta a la actual, cuando en general prima una visión del arte que busca remecer con elementos raros. Hoy se busca también, pero cuando se trabaja lentamente, hay tiempo para la reflexión y la rigurosidad”. Los tapices de Carolina son trabajos abstractos en los que pinta, teje y crea distintas texturas, todo con materiales naturales de origen vegetal como el yute, el lino y la seda, consiguiendo una “simplicidad elegante, una sobriedad monacal y una exquisitez cromática admirables”, en palabras del crítico Waldemar Sommer.

Desde 2010, Yrarrázaval ha hecho viajes a la India, Japón y Latinoamérica, lugares que la inspiraron, países donde “todavía se usan los trajes más tradicionales. Ahí me fueron surgiendo ideas, como los movimientos de telas”, comenta. Agrega que el modo en que son usados otorgan una “especial dignidad al ser humano que envuelven”.

“Tengo la fuerza latina. Si pensara qué tipo de telar prefiero, sería el de cuatro estacas. Mi telar es vertical, de madera, el más simple, que me permite cambiar alturas y crear texturas prominentes…Busco construir formas de belleza y dignidad que hemos perdido”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here