Inicio Actualidad cultural El Cuervo emprendió el vuelo / Sergio Bravo

El Cuervo emprendió el vuelo / Sergio Bravo

El actor y gestor cultural Sergio Bravo habla por todos los que conocieron a Oscar Castro Ramírez, el “Cuervo”. Ayer domingo 25 abril falleció en manos del Covid-19. Sus palabras lloran por todos. Sus palabras ríen por todos. Sus palabras emocionan por todos. Así lo hizo cuando le entregaron el Premio de la Legión Francesa en una tarde estival en la embajada gala y cuando -en el mismo lugar, un año después- el Grupo Teatral Aleph lanzó el libro de sus 50 años. En todas las oportunidades Entrama Cultural dejó testimonio de las palabras del talentoso Bravo. En la partida del Cuervo Castro se cumple con el rito teatral de decir en voz alta ¡“Oscar Cuervo Castro”, Presente!. En el teatro, así nadie muere.

0

Como una inevitable ironía propia de tu última creación de despedida, tú, Óscar te fuiste el día de los Óscares.

Al mediodía de hoy, tú, mi hermano y amigo del alma y de la vida Óscar Emilio Castro Ramírez, actor, dramaturgo y director del Teatro Aleph hiciste tu último mutis en la Chambre 1 del Hospital Cochin de Paris y te fuiste caminando por Pasteur.

Te conocí a los ocho años y desde entonces compartimos una vida que traspasó idiomas y fronteras y que hoy me cuesta imaginar que quedó trunca cuando estabas en plenitud, escribiendo con un entusiasmo juvenil que jamás te abandonó.

En la mitología del Teatro Aleph, que formamos en los sesenta, existe un barco mágico y surrealista que circunda y aparece referido en tus diversas obras y que bautizamos como El Supertricio.

Tú, Óscar, con tu creatividad genial, tu persistencia y tu amor al teatro te convertiste en el capitán del Supertricio y bajo tu mando enfrentó fragorosas batallas contra la injusticia y por la libertad humana en todas sus formas, que caracterizan a las obras del Aleph.

Hoy, El Supertricio está sin capitán y la tradición épica establece que ante un naufragio fatal el capitán se hunde con su barco. Pero hoy que inesperadamente eres tú, el capitán, quien ha partido, ¿cómo llorar y cómo seguir, qué sentir y qué pensar, qué hacer y qué decir  para que el barco no se hunda contigo de pura pena y siga adelante realizando imposibles, imaginando lo inimaginable y viviendo de sueños?

No lo sé. Solo cierro los ojos y te veo a ti, mi Óscar Emilio vivo y cabalgando – Quijote y Unamuno, tus alteregos del alma – en todos los puntos y en todos los instantes, que es precisamente, según Borges, la definición de lo que es el Aleph.

Por ahora, atesoro las imágenes que se agolpan en mi mente y  me abrazo a Sylvie, a Natacha, a Bernard, a Gaby y a todos los que alguna vez fuimos tripulantes del Supertricio y entono quedamente el himno del Aleph:

«Nosotros los del Aleph

tenemos un buque de guerra

para echarlo a la mar

y beber y beber

y beber y beber

hasta el fondo del mar.

La bomba va… la bomba va… la bomba va…»

(Choque de copas)

Esta noche, no hay palabras, solo un rumor de cráneo que me altera el juicio, un dolor de pecho en busca del abrazo, un abrazo interminable que se aferra a la tantas veces abrazada espalda, a tu olor inconfundible, a tu amor sin límites y a tu  risa imposible de callar.

Hoy voy a dejar que el corazón duela todo lo que tiene  que doler. Solo después volveré a mojar la pluma, solo entonces abriré mi diccionario.

Sergio Bravo

El autor, Sergio Bravo, actuando junto a Oscar Cuervo Castro a fines de los 60.

Condecoración del Estado francés Legión de Honor por su contribución a la Cultura y la digniodad de las Artes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here